Steve ‘N’ Seagulls rockeó al estilo Bluegrass hecho en Finlandia

0
23
Steve ‘N’ Seagulls complació con su Bluegrass-country a los asistentes de su único concierto en el Tobin Center for the Performing Arts de San Antonio de San Antonio (TX) este martes 21 de febrero. (Foto, JD Scarcliff Photography)

¿Puede la música de un banjo y una mandolina hacerte saltar y patear el piso pidiendo que los músicos salgan de nuevo al escenario y toquen otra canción? La respuesta es sí y eso es lo que el público reunido en el Carlos Alvarez Studio Theater del Tobin Center demandó a Steve ‘N’ Seagulls, la banda finlandesa de coveres de conocidas canciones hard rock y metal en arreglos para Bluegrass-country, la noche de este martes.

Tal cual se ven y suenan en sus videos de You Tube (con los cuales se dieron a conocer en 2014) más la buena vibra, el talento y un dejo cómico es el curioso espectáculo de esta banda, que nació en Jyäskylä, un pueblo al norte de Helsinki, capital de Finlandia, donde sus integrantes se conocieron.

El concierto en San Antonio abrió con “Self Esteem”, de The Offspring, una poderosa rola punk de 1994 en la cual un chico se queja de las constantes traiciones de su novia y de su blandengue actitud ante el asunto.

El sonido del singular bajo y guitarras originales son reemplazados por mandolinas, acompañadas por una guitarra acústica, un banjo, contrabajo y percusión.

A este clásico punk de los noventas, le siguió otra joya del hard metal de los ochentas, “Paradise City”, de Guns N’ Roses, que en el particular arreglo de Steve ‘N’ Seagulls suena mucho más festiva y hasta bailable.

Más de los Guns se escuchó durante la presentación, pues más adelante su versión de “You could be mine” llevó al público a 1991 cuando Terminator 2 acuñaba  una de sus frases más famosas: “¡Hasta la vista, baby!” y Axl Rose cantaba enfundado en apretadas licras. Aunque esta versión no es tan fácil reconocerla al principio.

Ser un niño o adolescentes de los “notorios años ochenta”, setentas o finales de los sesentas (agrega un punto extra para disfrutar el trabajo musical de esta banda formada por Remme, voz principal y guitarra acústica, balalaika y mandolina; Pukki, contrabajo y voces; Herman, banjo y voces, guitarra acústica; Hiltunen, acordeón, mandolina, teclados, flauta y kantele (un instrumento de cuerdas nativo de Finlandia) y Puikkonen, percusión y voces.

Sus dos discos hasta el momento “Brothers in Farm” y “Farm Machine” reúnen clásicos de Metallica, Led Zeppelin, AC/DC, Iron Maiden, Rammstein, Pantera, DIO, The Offspring, Megadeth, Nirvana y otros, muchos de los cuales fueron tocados en este concierto.

Si “Black Dog” de Led Zeppelin hizo menear varias cabezas con evidente disfrute pero con cierta timidez,  “Thunderstruck” de AC/DC (con la cual se dieron a conocer hace un par de años) fue la que arrancó sonoros aplausos.

En un liviano receso con una introducción de banjo y guitarra la banda inició su versión de “November rain”, mucho más dulce y romántica que la original. Pero más adelante, regresaron a su energía country con “You shook me all night long”.

Sin embargo, la  versión más larga y experimental de la noche fue, sin duda, “Born to be wild” (Steppenwolf) tema de “Easy Rider” (1969) con la cual el público, animado por la banda, se lanzó a sacar el espíritu salvaje en voz alta durante el coro, tal cual aullido de lobo.

De San Antonio, Steve ‘N’ Seagulls partieron a Austin, luego a  Dallas, Arkansas y Tennessee, para luego regresar a Europa a continuar su gira.

“¿Y cómo te diste cuenta de ellos?”, me preguntó curiosamente alguien del público presente antes que iniciar el concierto. “Internet”, respondí. Aunque la respuesta precisa debió ser YouTube. Steve ‘N’ Seagulls es un fenómeno de la generación YouTube, que deleita a la Generación MTV, como mínimo.

LEAVE A REPLY